a-traves-del-espejo.jpg

A través del espejo. Redescubriendo mi propia existencia.

Hoy vuelve a ser 2 de agosto, he orbitado alrededor del sol 39 veces, y  siempre retorno al mismo punto de partida para el inicio de la siguiente vuelta.

Esta vez  el punto de partida se ha convertido en un punto de inflexión de una órbita en espiral, ascendente e infinita, que impulsará mi crecimiento personal evitando recorridos conocidos que me hicieran volver a metas ya alcanzadas.

Hace siete meses escribí mi última entrada en este blog donde comentaba mi gran descubrimiento vital: El Arte de Saber Parar.

No ha sido fácil romper con paradigmas que tenía tan interiorizados pero poco a poco, al ralentizar mis movimientos, mis pensamientos y bajar mi nivel de alerta y autoexigencia, he comenzado a experimentar un nuevo Estilo de Vida a fuego Lento que me permite ser Consciente de cada momento, de cada pensamiento, de cada sensación percibida del entorno que voy creando a mi medida, lentamente.

Con mucha incertidumbre decidí asomarme al otro lado del espejo para descubrir que nuevos microuniversos me aguardaban, impacientes, para ser explorados.

Soy una mujer emocionalmente muy intesa, empatizo rápidamente con las personas estableciendo conexiones muy fuertes. Desde hace años soy hija de.., nieta de.., bisnieta de.., amiga de.., compañera de.., vínculos que me han fortalecido siempre; pero desde hace casi seis años me otorgaron el mejor sobrenombre que me han podido regalar nunca, ser madre de… tal vez el vínculo más inteso que una mujer pueda tener en su vida.

La maternidad consciente y respetuosa hacia nuestros hijos, Mateo y Leon, se convirtió en una nueva aventura que nunca antes habíamos experimetado, obligándonos a reflexionar, constantemente, sobre cada paso que damos poniendo en duda todo lo aprendido y todo los conocido. Esta nueva perspectiva vital ha impulsando nuestro crecimiento familiar y personal hacia límites desconocidos.

Este tipo de educación consciente requiere una atención de alta demana por parte de los dos, papá y especialmente de mamá, lo que nos ha permitido regalarle a nuestros hijos una crianza con apego, en sus primeros seis años de vida, que les permitirá expandir su universo emocional forjando su personalidad original.

La maternidad de alta demanda implica mucha dedicación hacia los peques, al entorno creativo y a su educación en casa, y en consecuencia, se pierden muchas cositas por el camino…. principalmente casi me olvido de mí misma, y el poco tiempo libre que me queda, se lo he ido regalando a la montaña de tareas pendientes, en la que yo suelo estar en último lugar.

Sin embargo, aunque ahora tenga esta extraña sensación de haber vivido seis años “sin vivir en mí”, la percepción temporal de estos primeros años de maternidad ha sido plena, consciente y real, (a diferencia de los cometarios que solemos escuchar en relación a lo rápido que pasa el tiempo y de lo rápido crecen los niños….), hemos podido disfrutar de cada segundo de la existencia de nuestros hijos compartiéndolo todo, creciendo juntos, estiraaaaaando el tieeeeeempo y disfrutando de la Grandeza de un día cualquiera.

Ahora ha llegado el momento de atravesar el espejo y sentirme a mí misma, retomarme donde me había dejado, redescubrir mi propia existencia, de ser mi nuevo Yo.

¿Alguien más en este universo se anima a atravesar el espejo conmigo?

Este otoño, nuestros hijos, comenzarán su aventura en un colegio que comparte la filosofía pedagógica Libre de Enseñanza que hemos creado en nuestra casa, y nos ayudará a impulsar la expresión creativa y el pensamiento crítico de nuestros hijos, pero eso es otra historia que os contaré más adelante.

Feliz y CreActivo día.

Espero poder inspirarte.

Mamápoppins.

mamapoppins

Carolina. Fundadora de Mamápoppins.

Add your comment