raices-ya-alas.jpg

Raices para crecer y Alas para volar.

Enseñarás a volar,

pero no volarán tu vuelo.

Enseñarás a soñar,

pero no soñarán tu sueño.

Enseñarás a vivir,

pero no vivirán tu vida.

Sin embrago…

en cada vuelo,

en cada vida,

en cada sueño,

perdurará siempre la huella del camino enseñado.

Teresa de Calcuta.

Queridos hijos Mateo y León,

Compartir vida con vosotros está siendo el mayor regalo que una mujer & madre puede experimentar.

Juntos, continuamos dibujando una espiral de crecimiento personal que nos permite compartir, de manera creativa, respetuosa, libre y con apego, nuestras emociones, nuestros talentos, nuestros sueños, nuestras pasiones, nuestra libertad…

Juntos seguiremos transitando por paisajes desconocidos hacia lo esencial.

Vuestra primera infancia se desdibuja para adentraros en una gran etapa, tal vez la más determinante de vuestro crecimiento personal, pero antes de que crucéis al otro lado (y mientras sigáis compartiendo vuestra voz interior conmigo, aunque sea por poco tiempo…) os pido un favor muy importante, ¡¡¡seguid siendo niños, siempre!!!!, jugad, mantened la inocencia y el asombro por las pequeñas cosas que os rodean, que la persistencia de la fantasísa os acompañe en todas vuestras decisiones, imaginad, cread, sed libres de obra y pensamiento, creed en vosotros mismos.

familiamamapoppins

Durante estos 6 y 4 primeros años de vuestra existencia papá y yo hemos sido las raíces para que vuestro crecimiento fuese libre y creativo, sin límites que pudieran frenar vuestras acciones; en estos años habéis creado vuestra personalidad única y original mientras que, poco a poco, os habéis ido descubriendo a vosotros mismos.

Ha llegado el momento de extender vuestras alas y volar, alto muy alto….

Nosotros seremos vuestros eternos acompañantes, pero el camino lo crearéis vosotros.

Por ese motivo he querido compartir con vosotros una reflexión en forma de poema en el que Santa Teresa de Calcuta (gran mujer y madre de muchos, aunque no de forma biológica) supo plasmar la grandeza de la maternidad, que al igual que nosotros, se sutenta en el respeto, el amor, la generosidad, la libertad y el cariño de un acompañamiento respetuoso hacia la vida de un hijo.

raices ya alas_fotografia

Sé que el tiempo pasará y difuminará muchas de las emociones que ahora percibimos nítidamente, sé que el tiempo intentará hacerme olvidar la intesidad de nuestro presente, para convertirlo en pasado; pero yo siempre recordaré la vida que hemos compartido.

Siempre recordaré el primer “Hola hijo, soy mamá.”,

siempre recordaré vuestro calor, vuestro olor, vuestra ternura y cariño incondicional,

siempre recordaré el amor de la lactancia,

siempre recordaré la calma del colecho y vuestra respiración profunda de dulces sueños,

siempre recordaré vuestras miradas, sonrisas, risas y llantos; vuestro dolor y noches sin domir,

siempre recordaré vuestro porteo,

siempre recordaré vuestros primeros pasitos,

siempre recordaré vuestra inocencia y phantasía infinita,

siempre recordaré vuestras primeras palabras convertidas en grandes conversaciones,

siempre recordaré vuestro juego libre,

siempre recordaré vuestros mil besos regalados, los abrazotes y los “Te quiero mamá.”,

siempre recordaré vuestro amor incondicional e intensamente infinito,

siempre recordaré la intesidad de vuestra primera infancia, la más pura de las experiencias.

 

Por ello todos los días recordaré, con AMOR  INFINITO, que soy vuestra madre hoy y todos los días de mi existencia.

Os quiero infinito hijos.

Mamá Carola. (mamápoppins)

Fotografía. Cristnida Díaz Fotografía. @crisdiazfoto

mamapoppins

Carolina. Fundadora de Mamápoppins.

Add your comment